Subsecretaría de Telecomunicaciones

 
Menú Principal

10 de Octubre de 2017
Escuela rural de El Durazno se suma a establecimientos conectados vía Contraprestaciones de la banda 700 MHz

  • Subsecretaría de Telecomunicaciones inauguró acceso a servicios de voz y datos para habitantes y colegio de esa localidad de Sagrada Familia, en la Región del Maule.
  • Sus dos alumnos, Antonia Farías y Renato Ñanculef, cuentan ahora con acceso a internet en el aula donde se forman a cargo del director y único profesor, Jorge Brisso.

Sagrada Familia, 10 de octubre de 2017.- Antonia Farías y Renato Ñanculef son los dos únicos alumnos de la escuela El Durazno, establecimiento educacional de esa localidad del mismo nombre ubicada en la comuna de Sagrada Familia, en la Región del Maule. Ambos cursan 3° y 2° año básico, respectivamente, y desde hace algunos días tienen una gran razón para seguir asistiendo a clases.

La última semana, esa localidad rural maulina, vecina al río Mataquito, y la escuela donde Antonia y Renato asisten a diario a seguir las clases del director y único profesor, Jorge Brisso, cuenta con conectividad digital de acceso a telefonía e internet, como parte del Concurso de Contraprestaciones para el uso de la banda de 700MHz que impulsa el Gobierno.

“Estos es muy bueno. No teníamos señal en los teléfonos y menos internet. Entonces, ahora, los niños pueden venir a hacer sus tareas, que hasta ahora era complicadísimo. Eso nos tiene muy muy contentos como habitantes de El Durazno”, dice Kerima González, presidenta de la Junta de Vecinos del sector, sin ocultar su emoción.

Minutos antes, en una sencilla y emotiva ceremonia, y bajo la lluvia persistente que cae sobre el Maule profundo, el propio Subsecretario de Telecomunicaciones, Rodrigo Ramírez, ha sido el encargado de dar el vamos a la puesta en servicios de conectividad, que en esta caso ha estado a cargo de Telefónica, una de las tres empresas adjudicatarias del concurso de Contraprestaciones.

“Chile es el país que mejores conexiones en América Latina, mejor acceso, mayor penetración, mejor calidad. Pero como somos un país desigual, esa experiencia no se vive en regiones como se vive en Santiago”, advierte el titular de Subtel.

“Lo que estamos haciendo con las Contraprestaciones es corregir esa desigualdad. Que las personas vean el internet como un servicio básico, porque eso  también tiene que ver con el vínculo de la comunidad, sus relaciones y su comunicación, por ejemplo, en situaciones de emergencia. Internet es hoy una estructura habilitante para lo que tiene que ver con salud, educación, mejora calidad de vida. Eso es lo que estamos haciendo hoy en El Durazno, a través de la política pública”, recalca el Subsecretario Ramírez.

“Los vecinos  no tendrán que andar buscando señal en los cerros más altos para comunicarse”, señaló el alcalde de Sagrada Familia. No esperábamos que tan rápido se pudiera materializar la conectividad para el sector. Nosotros hemos tenido todos los colegios iluminados con wi fi, pero esto nos pone contentos y agradecemos al Gobierno que la gente de esta localidad pueda tener esta oportunidad de estar conectados”, dice a su turno el alcalde de Sagrada Familia, Martín Arriagada.

Almendras para viajar

Ubicada a 15 kilómetros de Villa Prat, la Escuela “El Durazno” es la más apartada de esa zona rural de Sagrada Familia y fue creada en 1964 para satisfacer las necesidades educativas de los niños y familias del sector. Se trata de un establecimiento unidocente, en la que Antonia y Renato participan de la misma clase, independiente de que cursan niveles distintos.

Actualmente cuenta con jornada escolar completa y talleres de computación desde los cuales hoy estos dos niños chilenos podrán conectarse a internet para resolver sus responsabilidades educativas. También lo hará el director y profesor, el docente Jorge Brisso, a quien se le facilitarán las cosas en adelante.

“Es un sueño que se cumple. Contar con conectividad e internet para nuestros alumnos y para la comunidad, es extraordinario, pues nos permite conectarnos con el mundo y complementar los contenidos de la escuela”, señala.

Particular es la educación que Antonia y Renato Reciben. Además de ser los dos únicos alumnos, como ha ocurrido antes con todos quienes han nacido y crecido en El Durazno, y que se han formado en su escuela, durante el año organizan viajes de estudio que premian el esfuerzo.

La venta de almendras es la forma en que financian esas salidas de fin de año. A lo largo del tiempo, son casi 100 las giras que han realizado los alumnos que allí se han formado. “Este año iremos con Antonia y Renato a Chiloé, junto a sus padres”, confirma el director Brisso.